Sentencias Federales

Las Pautas de Sentencia de los Estados Unidos (U.S. Sentencing Guidelines)

Típicamente, la sentencia tiene lugar noventa días tras una declaración de culpa o veredicto de “culpable.” Antes de dictar sentencia, el Juez debe calcular el rango aplicable de pautas de sentencia. Las Pautas de Sentencia son un conjunto de reglas que se aplica a las sentencias federales. Estas pautas son recomendadas, lo cual significa que el Juez debe considerar el rango antes de imponer sentencia, pero no está obligado a dictar sentencia dentro del rango de pautas.

Las Pautas están dispuestas en una tabla, la cual consiste de dos partes: (1) el nivel del delito (“offense level”) y (2) la categoría de los antecedentes penales del acusado. El nivel del delito depende de cuán serio es el delito. Por ejemplo, el asesinato se encuentra en el nivel 43, mientras que el hurto de una cantidad pequeña de dinero se encuentra en el nivel 6. Adicionalmente, el nivel del delito puede incrementarse o decrementarse dependiendo de otros factores. Por ejemplo, el nivel del delito usualmente decrece con la “aceptación de responsabilidad” (“acceptance of responsibility”), lo cual usualmente se demuestra mediante la declaración de culpa.

La categoría de antecedentes penales se calcula asignando “puntos” a cada condena previa del acusado. La cantidad de puntos asignada a cada condena previa depende de la seriedad de la misma. Una condena menos seria corresponderá a menos o ningún punto, mientras que una más seria corresponderá a más puntos.

Una condena seria que haya tenido lugar hace más de quince años no se cuenta, ni tampoco una condena menos seria que haya ocurrido hace más de diez años.

Una vez que el Juez determina el nivel del delito y la categoría de antecedentes penales, consulta la tabla para obtener el rango de sentencia aplicable. El rango se expresa en meses. Por ejemplo, un rango de pauta de 24 a 30 meses significa que el Juez debe, al menos, considerar una sentencia de prisión de 24 a 30 meses. El Juez puede dictar sentencia por encima o por debajo del rango, hasta el máximo permitido por la ley.

En algunos casos también habrá una sentencia mínima obligatoria impuesta por el Congreso y el Juez no podrá sentenciar por debajo del mínimo obligatorio excepto en presencia de ciertas circunstancias. A pesar de que un Juez puede imponer una sentencia por encima del máximo indicado en el rango de pauta, no podrá nunca imponer una sentencia más larga que el castigo máximo establecido en la ley.

Por ejemplo, la sentencia máxima permitida por la ley en algunos casos que involucren el hurto de cantidades pequeñas de dinero es de cinco años de prisión. El Juez podría determinar que el rango de la pauta se encuentra entre 0 y 6 meses de prisión. En este caso, el Juez tiene la autoridad para imponer una sentencia más larga que el rango de pauta de 6 meses, pero no puede imponer una sentencia mayor de cinco años de prisión.

El Informe Previo a la Sentencia (Presentence Report)

Antes de la imposición de sentencia, un oficial del Departamento de Probatoria preparará un informe previo a la sentencia, también conocido, por sus siglas en Inglés, como PSR.

El oficial conducirá una entrevista con el fin de preparar este informe. En todos los casos, un abogado o asistente legal (“paralegal”) estará presente durante la entrevista. La entrevista se lleva a cabo en la prisión, en el caso de clientes que se encuentran detenidos, o en la oficina del Departamento de Probatoria, para aquellos clientes que se encuentran en libertad bajo fianza. Normalmente, la entrevista se realiza dentro del mes siguiente a la declaración de culpa o a un veredicto de “culpable.”

Es extremadamente importante ser honesto al responder a todas las preguntas durante la entrevista previa a la sentencia (“Presentence Interview” o PSI, por sus siglas en Inglés). Es aceptable responder a algunas preguntas por escrito. De igual manera, es aceptable negarse a responder cualquier pregunta.

Consultar con su abogado en privado antes de responder alguna pregunta está permitido y es de esperarse durante la entrevista. Sin embargo, en vista de que dar una declaración falsa al oficial del Departamento de Probatoria es un crimen separado, todas las respuestas proporcionadas deben ser honestas.

Los temas cubiertos por el informe son: historial familiar, educación, empleo, salud física, salud mental, conducta delictiva, antecedentes penales y finanzas. El oficial del Departamento de Probatoria usualmente pide al entrevistado que firme varias autorizaciones para poder obtener distintos tipos de registros, incluyendo registros de empleo, educación, salud e impuestos. Adicionalmente, para aquellos clientes que se encuentran en libertad bajo fianza, se llevará a cabo una prueba de drogas (orina) al momento de la entrevista. Usualmente el oficial del Departamento de Probatoria querrá conversar con algún pariente para verificar la información proporcionada durante la entrevista. Adicionalmente, el oficial usualmente realiza una “visita residencial” para ver el lugar donde el cliente planea vivir tras finalizada cualquier sentencia.

El oficial del Departamento de Probatoria redacta un borrador del informe una vez que haya recopilado toda la información necesaria. Es importante leer este informe inicial muy cuidadosamente. Puede que contenga errores en cuanto a hechos o errores legales, o información importante puede haber sido omitida. Es la obligación del abogado defensor el llamar la atención a estos errores y omisiones al Juez y al oficial del Departamento de Probatoria antes de que se dicte sentencia. El Juez y el oficial del Departamento de Probatoria pueden hacer cambios en respuesta a estas objeciones.

Después de que el borrador ha sido revisado por todas las partes, el oficial del Departamento de Probatoria le enviará una versión final del PSR al Juez. Esta versión final incluirá una recomendación en cuanto a la sentencia que el oficial del Departamento de Probatoria opina que debe dictarse. Antes de dictar sentencia, el Juez considerará esta recomendación del oficial del Departamento de Probatoria, pero no está en obligación de seguirla. En última instancia es el Juez y no el fiscal o el oficial del Departamento de Probatoria, quien decide cuál será la sentencia.

La Audiencia de Sentencia

En la fecha de la sentencia, lo primero que preguntará el Juez es si todas las partes recibieron una copia del Informe Previo a la Sentencia y si han tenido oportunidad de revisarlo. Por regla, el primer borrador del PSR debe ser enviado al menos 35 días antes de la fecha de sentencia. Si un cliente lo desea, sin embargo, esta regla puede ser ignorada y la sentencia puede ser dictada más pronto.

Normalmente el Juez recibirá una moción o una carta del abogado defensor antes de dictar sentencia. Esta moción o carta explicará todos los aspectos relevantes para la consideración del Juez. Adicionalmente a los argumentos escritos, ambas partes, fiscalía y defensa pueden presentar argumentos orales durante la Audiencia de Sentencia. El Juez está obligado a dar al acusado en un caso criminal la oportunidad de hablar antes de imponer sentencia. Esta es una oportunidad para aquellos clientes que deseen decir algo al Juez. A menudo, resulta buena idea que los clientes digan algo antes de ser sentenciados, pero no es un requisito. Los clientes también le pueden escribir al Juez antes de ser sentenciados. Estas cartas no deben ser enviadas directamente al Juez, sino al abogado defensor, quien, a su vez, se las reenviarán al Juez.

Como todos los procedimientos judiciales, la audiencia de sentencia es abierta al público. Parientes pueden, y debieran, atender. Parientes, amigos, patronos, vecinos, etc. también pueden enviarle cartas al Juez antes de la sentencia. Estas cartas tampoco deben ser enviadas directamente al Juez, sino al abogado defensor, quien las recopilará y enviará juntas al Juez. En algunos casos, parientes o amigos pueden también dirigirse al Juez directamente durante la Audiencia de Sentencia.

Tras escuchar a todas las partes, el Juez anunciará la sentencia. En algunos casos, si se impone una sentencia de prisión, el Juez le permitirá a un cliente que se haya en libertad bajo fianza entregarse voluntariamente en una fecha posterior, usualmente dentro de los siguientes treinta a sesenta días. No todos los acusados son puestos inmediatamente en custodia, incluso si se impone una sentencia de prisión. Depende del del caso individual y, más aún, de cómo se comportó el cliente estando en libertad bajo fianza.

Si se impone una sentencia de prisión, el Juez puede hacer una recomendación al Despacho de Prisiones en cuanto a dónde (qué instalación carcelaria) habrá de servirse la condena. El Despacho de Prisiones, de hecho, considera esta recomendación, pero no está en la obligación de seguir la recomendación del Juez. En la mayoría de los casos el Juez recomendará que el cliente sea designado a una instalación tan cercana a su familia como sea posible para alentar las visitas familiares.

Si se impone una sentencia de probación o liberación supervisada, el cliente tendrá 72 horas para reportarse a la oficina del Departamento de Probatoria. Usualmente es buena idea ir directamente del tribunal a la oficina del Departamento de Probatoria para reportarse de una vez. El oficial del Departamento de Probatoria usualmente toma los datos generales del cliente en esa ocasión y le entrega algunos formularios para ser completados.

Crédito por Tiempo

La libertad bajo palabra fue abolida en el sistema federal. En la mayoría de los casos, el cliente recibirá crédito por todo el tiempo pasado en custodia federal previo a la fecha de sentencia. La única excepción es el caso de aquellos clientes que ya están cumpliendo alguna otra sentencia o que han sido traídos a la corte federal mediante un “procedimiento de habeas corpus.” Para estos clientes, el crédito dependerá de si el tiempo pasado en prisión ha sido aplicado a otra sentencia. Usualmente no se concede crédito por tiempo pasado en custodia del Departamento de Inmigración. Con el fin de tomar en consideración el tiempo pasado en custodia del Departamento de Inmigración, el Juez tendría que reducir la sentencia impuesta por la cantidad de tiempo equivalente al pasado en custodia del Departamento de Inmigración 

Para sentencias de un año o menos, no se aplica el crédito por buena conducta (“good time credit”). El cliente, en estos casos, cumplirá con los doce meses completos, excepto el último 10%, que será cumplido en un centro de reinserción social (“half-way house”).

Para sentencias de doce meses y un día, o más, el cliente será elegible para un crédito por buena conducta de hasta un 15% siempre que no haya tenido problemas disciplinarios. Esto significa, por ejemplo, que de una sentencia de diez años, el cliente cumplirá ocho años y medio de condena y el último 10% de estos ocho años y medio podrá ser cumplido en un centro de reinserción social. Bajo la ley de la Segunda Oportunidad (“Second Chance Act”), el período que un cliente pase en un centro de reinserción social no puede exceder los doce meses.

Programa de Tratamiento de Drogas de Liberación Temprana

Los clientes que tengan una historia documentada de abuso de sustancias pueden ser elegibles para un programa intensivo de tratamiento de drogas de 500 horas. Los clientes que completen exitosamente este programa podrán recibir una reducción de sentencia de hasta un año. Los clientes que hayan sido condenados por un crimen violento, incluyendo posesión de armas, pueden participar en el programa de tratamiento de drogas, mas no son elegibles para ninguna reducción de sus sentencias.